¿Cómo cultivar guisantes?

Escrito por Sofia

¡Cultivar guisantes en tu huerto urbano es increíblemente fácil! Esta planta no necesita un montón de atención para florecer, pero hay algunas cosas que tienes que saber para obtener una cosecha exitosa. A continuación te diremos cómo cultivar guisantes en tu propio huerto.

Los guisantes son una planta anual que se siembra en primavera. Son excelentes para cultivar en un huerto urbano, ya que no ocupan mucho espacio y son muy fáciles de cuidar. El momento óptimo para sembrarlos es cuando la temperatura del suelo está entre los 10 y los 15°C. Si tu clima es cálido, es mejor esperar hasta la llegada de la primavera para sembrarlos. De lo contrario, los guisantes pueden florecer demasiado pronto y no dar frutos.

Prepara el suelo

El suelo donde siembras los guisantes debe ser rico en materia orgánica y bien drenado. Agrega una capa de compost y estiércol para aumentar la fertilidad del suelo. Si el suelo es ácido, aplica una capa de cal para ajustar el pH. Esto permitirá que los nutrientes se absorban mejor.

Sembrar los guisantes

Aproximadamente una semana antes de sembrar, riega el suelo para mantenerlo húmedo. Luego, siembra los guisantes a una profundidad de 1,5 cm. Espácialos entre sí a una distancia de 5 cm. Para obtener una mejor cosecha, también puedes optar por hacer una siembra en línea, con una distancia entre líneas de 10 cm. Después de sembrar, riega nuevamente el área.

Cuidado y mantenimiento

Los guisantes son bastante resistentes a la sequía, así que solo tienes que regarlos cuando el suelo esté seco. También debes mantener el área libre de malezas para que los guisantes reciban todos los nutrientes. Si tus guisantes se ven afectados por enfermedades, puedes utilizar un fungicida para prevenir que se extienda el problema.

Te puede interesar  Cultivar Arándanos en Macetas

Recolección

Los guisantes estarán listos para recolectar entre los 55 y los 65 días después de la siembra. Para verificar si los guisantes están listos para cosechar, abre uno y comprueba que los granos sean grandes y duros. Recolecta los guisantes cuando estén maduros para obtener el mejor sabor y textura. Una vez recolectados, guarda los guisantes en un lugar fresco para mantenerlos frescos.

En resumen

Cultivar guisantes en tu huerto urbano es una excelente forma de obtener una cosecha saludable y nutritiva. Aquí tienes un resumen de los pasos para cultivar guisantes:

  • Prepara el suelo
  • Sembrar los guisantes
  • Cuidado y mantenimiento
  • Recolección

Sigue estos pasos y pronto estarás disfrutando de tu propia cosecha de guisantes. ¡Esperamos que hayas disfrutado de este artículo y que te hayamos ayudado a cultivar guisantes con éxito!

Consejos Para El Cultivo de Guisantes

¿Estás pensando en cultivar guisantes en tu huerto urbano? Buena idea! Estas leguminosas son fáciles de cultivar y pueden dar excelentes resultados si se siguen unos consejos para su cuidado.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la época del año en la que los cultivarás. Si los cultivarás en primavera, debes sembrarlos directamente en el huerto. Si los cultivarás en otoño, tienes que sembrarlos en una maceta para luego trasplantarlos en el lugar definitivo. Siempre es mejor optar por semillas de guisantes de temporada.

La tierra de cultivo también es un punto importante. Los guisantes necesitan un suelo profundo y fértil, así como un buen drenaje. Si preparas la tierra con anterioridad a la siembra, te asegurarás de que los guisantes tengan la mejor posibilidad de crecer.

Te puede interesar  Cultiva Patatas con Tu Motocultor

Es importante también que elijas un lugar adecuado para el cultivo de tus guisantes. Necesitan mucho sol para crecer y desarrollarse, así que elige un lugar soleado. Si el clima es cálido, asegúrate de elegir un lugar con un poco de sombra para evitar que se quemen.

Cuando llegue el momento de la siembra, recuerda que los guisantes necesitan una separación entre ellos para poder desarrollarse bien. Esto significa que si siembras tus guisantes en una hilera, debes dejar unos 20 cm entre las plantas. Esto también ayudará a mantener la humedad de la tierra, algo fundamental para un buen cultivo.

Una vez has sembrado tus guisantes tendrás que cuidar de ellos. Esto significa que tendrás que regarlos con regularidad para mantener el suelo húmedo, pero sin excederte. Si los guisantes se mojan demasiado, pueden pudrirse.

Los guisantes también necesitan fertilizante para crecer y desarrollarse bien. Puedes optar por un fertilizante orgánico para asegurarte de que no les afecten los productos químicos.

Finalmente, recordar que los guisantes son plantas trepadoras, por lo que tendrás que ofrecerles un soporte. Una malla colocada verticalmente o una estaca clavada en el suelo pueden ser buenas opciones para sostener tus guisantes.

Consejos Para la Cosecha de Guisantes

¿Ya tienes tus guisantes creciendo en tu huerto urbano? Perfecto. Ahora es el momento de aprender algunos consejos para recolectarlos de la mejor manera y disfrutar de su sabor.

Una vez que los guisantes han crecido, tendrás que saber cuándo estarán listos para la cosecha. Esto varía dependiendo de la variedad, pero en general, los guisantes estarán listos para recolectarlos cuando las vainas estén completamente llenas y aún firmes al tacto.

Te puede interesar  Alimentando tu vida con hojas

Para evitar dañar tus guisantes, es importante que los recolectes con cuidado. Usa unas tijeras para cortar las vainas, en lugar de arrancarlas con las manos. Esto te ayudará a mantener los guisantes bien formados y a evitar que se rompan o astillen.

Cuando hayas cosechado tus guisantes, no los laves con agua. Esto reducirá su sabor y textura. En su lugar, usa un paño para limpiar las vainas de tierra y polvo.

Por último, si quieres conservar tus guisantes para comerlos más tarde, congélalos. Esto significa que tendrás que pelarlos y lavarlos antes de congelarlos. Esta es la mejor forma de conservar los guisantes y asegurarte de que conserven su sabor y textura.

¡Y eso es todo! Ahora ya sabes cómo cuidar tus guisantes desde la siembra hasta la cosecha. ¡Tú mismo puedes disfrutar de unas deliciosas legumbres en tu huerto urbano!
Las guisantes son una de las plantas más fáciles de cultivar en un huerto urbano. Son resistentes a la sequía, no necesitan mucho espacio y son muy nutritivas. Lo mejor es comenzar a sembrarlos en primavera cuando el clima esté templado. Debes preparar el suelo, dejar espacio entre las plantas y regarlas con regularidad para que crezcan sanas. Siempre recuerda recolectar los guisantes al llegar a la madurez para que sigan produciendo. ¡Diviértete cultivando guisantes en tu huerto urbano!

Deja un comentario