Cómo obtener semillas de ciclamen

Escrito por Sofia

¡Hola Huertos Urbanos! Si estás buscando una flor exótica para tu jardín, el ciclamen podría ser la opción perfecta. Esta hermosa flor puede dar un toque de color a tu jardín y darle un atractivo único. Si estás interesado en plantar ciclamen, una forma de ahorrar dinero es sembrar las semillas por tu cuenta. Aquí te compartimos cómo obtener semillas de ciclamen para que puedas plantar tu propio ciclamen:

Seleccionar los tallos

Cuando comience a florecer el ciclamen, puedes buscar los tallos que se hayan marchitado y que ya no tengan flores. Si encuentras uno, puedes cortarlo con unas tijeras. Es importante que el tallo seleccionado sea completamente maduro, así podrás tener la certeza de que hayas obtenido semillas de calidad.

Sacar las semillas

Una vez que hayas seleccionado los tallos, puedes abrirlos con cuidado con tus dedos para sacar las semillas. La mayoría de las semillas de ciclamen son pequeñas y suaves, así que es importante que tengas cuidado para no dañarlas. Si hay alguna semilla pegada al tallo, puedes usar un cepillo suave para ayudarte a sacarla.

Limpiar las semillas

Una vez que hayas sacado todas las semillas, es importante que las limpies bien para quitar la mayor cantidad de restos de tallo posible. Puedes usar un cepillo suave para hacerlo. Esto te ayudará a mejorar la germinación de las semillas.

Secar las semillas

Una vez que hayas limpiado las semillas, es importante que las dejes secar bien antes de guardarlas. Puedes colocarlas en una servilleta de papel y dejarlas secar al aire libre o en un lugar ventilado. Esto te ayudará a conservarlas por más tiempo.

Te puede interesar  Sembrando con Semillas de Girasol

Guardar las semillas

Una vez que hayas secado las semillas, es importante que las guardes en un lugar fresco y seco. Puedes usar una bolsa de papel, un frasco de vidrio o una lata para guardarlas. Esto ayudará a conservar las semillas por más tiempo.

Ahora que ya sabes cómo obtener semillas de ciclamen, ¡es momento de comenzar a sembrar! Estos sencillos pasos te ayudarán a tener semillas de calidad para plantar tu propio ciclamen. ¡Suerte con tus semillas!

¿Cómo saber cuándo están listas las semillas de ciclamen?

¡Ahora que sabes cómo obtener semillas de ciclamen, es hora de aprender cómo saber cuándo están listas para la cosecha! Afortunadamente, esta parte es bastante sencilla. Las semillas de ciclamen maduran en el segundo año de su ciclo de vida. Por lo tanto, deberías esperar hasta que veas las flores marchitas en verano para cosechar las semillas.

También vale la pena señalar que las semillas de ciclamen se empapan con el tiempo. Esto significa que una vez que los tallos se vuelven de color marrón, es hora de recoger las semillas. Algunas semillas se pueden ver a simple vista, mientras que otras necesitan una inspección más detallada. Si miras dentro de la flor, verás una pequeña bolsa de semillas. Esto es lo que quieres recolectar.

Una vez que hayas recolectado las semillas, es importante que las seques correctamente para evitar que se echen a perder. Puedes colocarlos en una bolsa de papel o sobre una toalla de papel para permitir que el aire circule. Deja que las semillas se sequen durante al menos una semana. Si notas alguna forma de moho, deshazte de las semillas y comienza de nuevo.

Te puede interesar  Germinar Semillas al Sol

¿Cómo almacenar semillas de ciclamen?

Ahora que ya tienes tus semillas de ciclamen, ¿cómo se almacenan? Al igual que con cualquier otra semilla, es importante conservarlas en un lugar seco y aireado. Un lugar fresco y oscuro es ideal. Si tienes una bodega o sótano, es una excelente ubicación. Si no, considere guardar sus semillas en una bolsa hermética en una parte fría y seca de su casa.

Es importante que no almacenes las semillas de ciclamen en un lugar húmedo o cálido. Esto puede causar que las semillas se echaran a perder o se pudran. Si tienes un refrigerador, también puedes considerar guardar las semillas allí. Esto ayudará a mantenerlas frescas durante más tiempo.

Finalmente, es importante recordar que las semillas de ciclamen son muy pequeñas y pueden ser fácilmente perdidas. Por lo tanto, es recomendable etiquetar y almacenar las semillas en contenedores separados. Esto te ayudará a identificarlas y mantenerlas organizadas. Si vives en un lugar donde hay grandes fluctuaciones de temperatura, es recomendable comprar un termómetro para mantener una temperatura constante dentro de su almacén.
Si quieres obtener semillas de ciclamen de forma fácil, entonces una de las mejores opciones es comprarlas en línea. Estas semillas tienen muchas variedades diferentes, así que busca aquella que mejor se adapte a tu huerto urbano. De esta forma, podrás disfrutar de flores de colores brillantes durante toda la temporada de primavera. ¡Aprovecha al máximo tu huerto urbano con semillas de ciclamen!

Deja un comentario