Cómo sembrar guisantes

Escrito por Sofia

En los últimos años, los huertos urbanos han ganado mucha popularidad entre aquellos que buscan una forma de conectarse con la naturaleza sin tener que salir de la ciudad. Los guisantes son una de las más fáciles y divertidas de cultivar, así que si estás considerando empezar uno, ¡estas en el lugar correcto! Te diremos cómo sembrar guisantes para que obtengas una cosecha exitosa.

Lo primero que hay que hacer es preparar el suelo. Los guisantes son leguminosas, por lo que necesitan un suelo muy rico en nutrientes para prosperar. Es recomendable añadir una mezcla de compost y fertilizante orgánico a la tierra para mejorar la fertilidad. Una vez que hayas preparado el terreno, lo siguiente es elegir unas buenas semillas. Puedes comprarlas en una tienda local de jardinería o en línea. Asegúrate de comprar semillas certificadas libres de pesticidas para una cosecha segura y saludable.

Cuando hayas elegido tu semilla, es el momento de sembrar. Esto generalmente se hace plantando las semillas de guisantes a una profundidad de alrededor de un centímetro y medio y al menos una pulgada de distancia entre cada una. Luego, ¡regar! Los guisantes necesitan recibir una buena cantidad de agua para prosperar, así que asegúrate de regar de forma regular, dependiendo de la cantidad de lluvia que reciba tu huerto.

Una vez que hayas sembrado, es el momento de apoyar tus plantas. Esto se hace colocando estacas o enrejado alrededor de tus plantas para darles un soporte adicional mientras crecen. Los guisantes son enredaderas, así que necesitarán algo para trepar. Una vez que tus plantas hayan crecido, también puedes agregar una capa de abono para ayudar a mejorar la fertilidad del suelo.

Te puede interesar  Cómo Pelar Kiwis

Ahora estás listo para cosechar. Esto generalmente se hace cuando los guisantes estén maduros y los vainas se abran, lo que indicará que están listos para recolectar. Para recolectar los guisantes, simplemente coloca una bolsa debajo de la planta y cosecha los guisantes directamente de la vaina. Esto te permitirá recolectar los guisantes sin dañar la planta.

¡Sembrar guisantes es una excelente manera de empezar tu huerto urbano! Si sigues estos pasos, tu cosecha será un éxito. Asegúrate de:

  • Preparar el suelo con compost y fertilizante.
  • Elegir buenas semillas certificadas libres de pesticidas.
  • Sembrar las semillas a una profundidad de alrededor de un centímetro y medio y al menos una pulgada de distancia entre cada una.
  • Regar de forma regular.
  • Apoyar las plantas con estacas o enrejado.
  • Cosechar cuando los guisantes estén maduros.

¡Ahora estás listo para volver a sembrar guisantes y disfrutar de la cosecha!

Consejos para sembrar guisantes

¡Si quieres sembrar guisantes para tener un huerto urbano saludable y productivo, aquí hay algunos consejos útiles!

La preparación del suelo es un paso crítico para cualquier cultivo de huerto urbano. Los guisantes necesitan un suelo suelto y bien drenado para prosperar. Si el suelo está compactado, puedes mezclar una mezcla de abono y arena para mejorar la textura.

Cuando llegue el momento de sembrar los guisantes, asegúrate de que la temperatura del suelo esté por encima de los 10°C. Esta es la temperatura mínima recomendada para la germinación. Si la temperatura es demasiado baja, los guisantes no germinarán.

Después de sembrar los guisantes, riégalos con agua tibia para ayudar a la germinación. Asegúrate de que el suelo no se seque demasiado, pero no los regues demasiado. Si el suelo está demasiado húmedo, los guisantes pueden pudrirse antes de que crezcan.

Te puede interesar  Las mejores frutas y verduras de Marzo

Es importante que los guisantes tengan espacio para crecer. Los guisantes prefieren crecer en filas, así que procura espaciar las semillas entre 20 y 30 cm. Esto les da a los guisantes suficiente espacio para desarrollar su sistema radicular.

Los guisantes son una planta de frutos de cascara dura y, por lo tanto, se benefician de la poda. Esto significa que debes cortar los tallos y hojas viejos y enfermos para que la planta pueda dedicar toda su energía a producir guisantes.

Los guisantes también necesitan un soporte para trepar. Esto ayuda a sostener los tallos y a mantener los guisantes lejos del suelo. Una trellis o una valla de madera son buenas opciones para sostener los tallos y permitir que los guisantes crezcan libremente.

Si tienes un huerto urbano y quieres cultivar guisantes, asegúrate de preparar el suelo, regar correctamente y proporcionar un soporte adecuado para los tallos. Si sigues estos consejos, tu huerto urbano estará lleno de guisantes saludables y sabrosos.

Cómo cuidar los guisantes

Si quieres tener un huerto urbano saludable y productivo, es importante que aprendas cómo cuidar los guisantes. Estos consejos te ayudarán a mantener tus guisantes en buena forma y a asegurarte de que se desarrollen correctamente.

El primer paso para cuidar los guisantes es una buena riego. Los guisantes necesitan una cantidad constante de agua para prosperar. Asegúrate de que el suelo no se seque demasiado entre riegos.

También es importante abonar el suelo de vez en cuando para mantener el suelo rico en nutrientes. Añade un abono orgánico cada 3-4 semanas para mantener los guisantes felices y saludables.

Cuando los guisantes comienzan a florecer, asegúrate de que reciban suficiente luz solar. Los guisantes necesitan al menos 6 horas de luz solar directa al día para producir guisantes. Si tu huerto está en un área con poca luz solar, considera instalar luces artificiales para garantizar un suministro adecuado de luz.

Te puede interesar  Recuperar una Hortensia Seca

Los guisantes también necesitan protección de los insectos. Si encuentras insectos en tu huerto, puedes usar un insecticida orgánico para mantenerlos alejados.

Finalmente, cuando los guisantes estén maduros, asegúrate de cosecharlos con rapidez. Esto ayudará a mantener la planta sana y evitará que los guisantes se pudran.

Si sigues estos consejos para cuidar tus guisantes, seguramente tendrás un gran éxito con tus guisantes y disfrutarás de un huerto urbano saludable y productivo.
Una vez hayas elegido un lugar soleado para sembrar los guisantes, recuerda mantener el suelo húmedo, pero no encharcado. El riego adecuado es clave para que tus guisantes crezcan saludables y fuertes. Si observas que el suelo se está secando, es momento de regar con una regadera suave para que el suelo no se compacte. Con estos consejos, tus guisantes crecerán felices y saldrás a disfrutar sus frutos en poco tiempo. ¡Buena suerte con tus plantaciones de guisantes!

Deja un comentario